Entradas populares

lunes, 20 de marzo de 2017

Los Coco´s country

Una sociedad requiere reglas claras, precisas, generales y sustentadas en responsabilidad

El lamentable suceso ocurrido en el “Hogar Seguro” que costó la vida a muchas niñas y dejó heridas a otras, promueve un intenso debate. Se ha aprovechado para criticar al MP por “su lentitud y ausencia”, aunque a los pocos días dictó orden de detención contra presuntos responsables. El punto: tildar al MP de ineficiente a pesar de lo que hagan. Algunos se echaron a las calles para pedir la renuncia presidencial, a pesar de que el Ejecutivo cesará a cargos políticos. El objetivo: tumbar el gobierno, al precio que sea. Los radicales habituales acuñaron el término “femicidio de Estado” o hablan de crimen de Estado y masacres, dando por sentado que el aparato gubernamental ha hecho converger esfuerzos y provocado esas muertes. Lo que pretenden: seguir la lucha ideológica. Siento que la muerte de las niñas será un medio para alcanzar diversos fines porque Maquiavelo sigue presente en la mente de demasiados. Ese triste, penoso y lamentable suceso, servirá en el futuro inmediato para justificar cualquier cosa, desde la subida de impuestos, hasta la pena de muerte; desde la reforma política hasta el cambio de gobierno. Un emotivo comodín que permitirá construir no importa que discurso.
Se ha obviado -no genera réditos- la discusión de ciertas razones de fondo que podrían servir como solución o paliativo ¿Por qué no aprobar una ley de servicio civil que selecciones a burócratas sobre perfiles de idoneidad? Porqué resta poder a sindicatos y políticos ¿Por qué no agilizar la ley de adopciones, asegurando que todo sea correcto, pero que los menores no se hagan adultos sin ser adoptados? Porque la burocracia -nacional e internacional- lo impide ¿Por qué se mezclaban en ese Hogar niñas en conflicto con la ley, abandonadas, violadas por familiares o adolescentes? Porque les ha pelado a quienes han pasado por ahí, y como sociedad a todos nosotros ¿Por qué no privatizar esos servicios si el Estado no puede? ¿Por qué no diseñar políticas públicas sobre la base de principios y responsabilidad, y si sobre asistencialismo? Porque generan votos de “minorías” vulnerables y lo importante no es difundir responsabilidad -paternal y maternal en este caso- sino vender la imagen de un estado lastimero que se “preocupa” por los débiles y abandonados ¡Mentira!, tal y como el triste resultado demuestra. Había escrito que un día iba a pasar lo mismo en una prisión, un psiquiátrico o un centro de detención juvenil, cuando el fin de semana ocurrió lo del Centro Etapa II ¿Realmente nos importa?
Conformar una sociedad requiere reglas generales, claras, precisas, que se apliquen y sustentadas en responsabilidad. Quienes tenemos hijos debemos asumir el rol de padre o madre. El que carece de medios debe saber hasta dónde comprometerse. Todos tenemos que aportar y no esperar que otros paguen la educación, la salud, las carreteras o la vivienda. Nos han engañado -y lo hemos creído- con inexistentes derechos colectivos cuando no son más que aspiraciones sociales, metas, objetivos, y no otra cosa. El liberalismo clásico, al que acusan de “egoísta”, admite la subsidiariedad del estado, pero exige compromiso de los miembros de la comunidad. Reprueba, sin embargo, a quienes no quieren asumir su papel igualitario en una sociedad diversa, con voluntades diferentes, deseos variados y fines complejos. Solo nos une la igualdad como seres humanos y la responsabilidad de nuestras acciones y eso, es lo que estamos destruyendo permanentemente por intereses espurios y políticas que fomentan la asistencia sin obligaciones.

Bienvenidos a Los Coco´s country.