Entradas populares

lunes, 26 de abril de 2010

¿Sin CICIG?

El Comisionado de la CICIG presentó resultados de su gestión ante la ONU. Esencialmente un resumen de actividades y las investigaciones más destacadas que se han evidenciado en el tiempo que lleva al frente de la Comisión.
Nos congratulamos de tener a un ex presidente en prisión, un insólito asunto Rosenberg con algunos detenidos y otros en busca y captura, un arrestado pendiente de expatriación por el asesinato de Víctor Rivera y otras perlas todavía inacabadas. Éxitos y logros que deben reconocerse y resaltarse pero que no pasan de ser el boceto en lapicero de un magistral cuadro al óleo.
Me picotea la curiosidad sobre el estado de aquel asunto del ex fiscal Matus y ese otro sumario relacionado con la señora Monterroso quien pedía dejara la investigación el organismo internacional, además del error de mantener preso a un ciudadano que finalmente fue liberado. Dicho de una manera más inquisitiva: ¿qué ha pasado, casi un año después, con aquellos “laureles” que en su momento tuvieron tanta difusión mediática? La respuesta parece clara: absolutamente nada. Se olvidaron en alguna parte y se borraron de nuestras mentes ¡Lo de siempre!
Ese es básicamente mi argumento ¿Qué ocurrirá con los procedimientos que están en fiscalía o tribunales? Me temo que nada. Es cuestión de esperar y olvidarlos como ha ocurrido con otros, sencillamente porque nada o muy poco se ha invertido en mejorar el funcionamiento del sistema nacional de justicia que es finalmente el que debe asumir la responsabilidad de los expedientes y mientras eso no ocurra lo único que quedará será mucha esperanza desvanecida e inversiones millonarias insuficientemente eficaces y eficientes.
Sin ánimo de mala interpretación preguntémonos, ¿Qué hace la CICIG que no pueda hacer cualquier equipo de investigadores nacionales? Absolutamente nada. La sola diferencia es que ellos lo hacen y estos no. Y no por falta de capacidad sino porque la mayoría de funcionarios no asumen sus responsabilidades ni se ponen los pantalones que es necesario portar en ciertos cargos. Es decir: por miedo, cobardía, tradicional desidia o porque únicamente piensan en dilapidar fondos públicos en viajes, algunos con secretaria.
De poco vale optimizar el cacareado proceso de elección de fiscal si a quien se designe no muestra la energía, la valentía y el coraje necesarios para emprender las investigaciones que en la mayoría de los casos es posible finalizarlas exitosamente con un mínimo esfuerzo, pero que requieren de voluntad. De nada valdrá que otros hayan demostrado que las cosas son posibles si no se cuenta con el suficiente grado de vergüenza y ganas de trabajar honestamente. Para nada servirá tener detectados a los culpables o encerrados en la cárcel si el día que la CICIG desaparezca serán puestos en libertad porque nadie asumirá el compromiso que otros contrajeron ¿Quién se acuerda a estas alturas de la extradición de Portillo a USA?.
Algunos pusilánimes implorarán para que la CICIG continúe y esperarán que siga haciendo nuestros deberes. Craso error pensar o creer que siempre habrá alguien dispuesto a solucionarnos los problemas y menos a correr con los gastos. Dejemos de gimotear y patalear puerilmente por nuestro miserable futuro y llamemos a las cosas por su nombre: esta impresentable situación no se arregla por falta de huevos ¡Huy dijo huevos! Cursis y mojigatos que únicamente alimentan discursos falaces, vacíos y políticamente correctos. Por cierto, muy al gusto chapín.

2 comentarios:

Hector dijo...

Lic. Trujillo:
Por favor no lo tome a mojigatería, simplemente evitemos ese vocabulario que tiene a este país en franca decadencia. Creame, yo admiro su trayectoria y me identifico plenamente con su linea de pensamiento, pero aborresco a diario el uso del lenguaje "al gusto chapín". Podemos luchar y expresar lo mismo, simplemente con el buen castellano que usted, estoy seguro, domina mejor que muchos de nosotros.

Pedro Trujillo dijo...

De acuerdo con la apreciación, pero lamentablemente.... la frase pretende evidenciar lo que no debería ser... La mogigateria, la hipocresia y otros mas.... son, guste o no oirlo, muy al gusto... y ahora no digo de quien. La idea precisamente es la que usted aporta..... que deje de ser la norma, la preferencia..., la forma de ser. Gracias por el comentario... Pedro