Entradas populares

lunes, 14 de octubre de 2013

¡A tu salud!


No he cometido ningún delito, lo que hice fue no cumplir la ley (Jennifer López)  
Mientras la actualidad informativa y los esfuerzos del gobierno parecen centrarse en promover negociaciones con grupos irregulares de mafiosos no representativos en diferentes comunidades de Barillas, ciertas transnacionales hacen de las suyas irrespetando el marco legal nacional y eluden cumplir normas que siguen los demás. El resultado se traduce en competencia desleal, irreverencia procedimental e impago de la sanción correspondiente.
Un expediente del departamento de regulación y control de alimentos del Ministerio de Salud, relata como la entidad Industrias del Atlántico S.A. incumplió el requisito de solicitar el correspondiente permiso antes de comenzar una campaña publicitaria de bebidas alcohólicas. Al ser denunciada y tras reconocer que la norma no se observó, propuso retirar parte de la publicidad y aseguró que procedía a suspender la campaña. Sin embargo, unos días después el mismo organismo constató que no era cierto y que la valla publicitaria que sirvió de prueba seguía en el lugar "haciendo notorio el espíritu de infracción". En ese momento, el departamento del Ministerio de Salud, en vista de que la empresa anunciadora de Brahva presentaba pruebas falsas y no había cumplido el compromiso adquirido, impuso una sanción de algunos cientos de miles de quetzales
Ciertas empresas -esto es algo antiguo- incumplen normas creyéndose con derecho de pernada a modo de barones feudales o llevan a cabo políticas de hechos consumados, bajo la premisa prepotente de que más vale pedir perdón que permiso. Cualquier acción del ser humano -la empresarial es una de ellas- debería estar precedida o en paralelo con la correspondiente actuación ético-legal para encajar en un mundo competitivo y sujeto al Derecho. El término "república bananera" se remonta a la época en que ciertas transnacionales del ramo reclamaban el intervencionismo norteamericano en países como esté para imponer la razón comercial aun con sinrazón legal. Aquello, suficientemente evidenciado en documentos desclasificados, se proyecta hoy de forma diferente, aunque con similar efecto. Algunos magnates, CEO's o gerentes mienten o creen estar por encima de la ley y la vulneran con toda suerte de lujo, despreciando la legalidad pero también a la sociedad que la observa, sostiene y cumple. Por sí fuera poco, en demasiadas ocasiones y abusivamente exigen la destitución del funcionario que enfrenta a esos grupos todopoderosos que se creen intocables porque piensan que las cosas se pueden seguir haciendo a la "Brahva" como la costumbre histórica de acudir a los golpes de estado ilustra ¡Nos llega!
Aspiramos a una sociedad moderna que no debe de permitir este tipo de abusos ni reír la gracia a listillos importados con ínfulas imperialistas que intentan mañosamente burlar procesos y generar descontento entre productores y distribuidores del gremio con problemas que ellos mismos ocasionan con su actuar. El caso de corrupción en India de la matriz Anheuser-Busch InBev’s es un precedente y un hecho a evitar. Un país moderno respeta el Estado de Derecho y exige el marco de competitividad que el resto observa. A los funcionarios que enfrentan estos embates poniendo en riesgo su empleo, hay que apoyarlos, destacarlos y premiarlos. Promover desarrollo, generar empleo y ensalzar la empresarialidad, en modo alguno es compatible con el engaño, la mentira o inobservar procesos legales. Antes bien, el ejemplo, la honesta gestión y el emprendedurismo se demuestran exactamente con actitudes contrarias. De momento un juez local los ampara, carta común bajo la manga. Veamos si el PGN actúa o cierra el expediente sin el pago sancionador tras alguna "negociación habitual" ¡Salud!

2 comentarios:

Estuardo Tovar dijo...

No me gusta que cada vez que puede, hace comentarios malos sobre protestas sociales. Pero dejando eso aparte, el resto de su articulo me parece bastante acertado, lastimosamente es una realidad latente en nuestro país. Pero recuerde que también se da en otros lados, como cuando se falsean estudios ambientales, y se soborna a funcionarios para aprobar licencias de exploración y explotación mineras. En fin, buen artículo el de hoy, saludos.

Ivan Cobar dijo...

Resultaría interesante que señalara a muchas más empresas que ejecutan estos atentados contra el derecho común: La Volvo, por ejemplo, se adueña de las calles alrededor de la sala de ventas y talleres en la 13 Calle y Blvd Liberación. Constate usted que estacionan vehículos a la venta sobre la acera (¿y los antiguos bordones?); verifique usted qué hacen para estacionarlos en la acera a tempranas horas de la mañana. Viaje también a la 42 Calle de la Zona 12, y trate de usar la inexistente acera frente a la Vifrio; deberá arriesgar su vida para caminar sobre el asfalto y evadir la doble fila de vehículos estacionados (¿No es prohibido estacionar en doble fila e impedir el paso peatonal?). Finalmente (porque se me acaba el espacio), intente caminar frente a las "oficinas privadas" en la zona 14 del actual presidente del congreso (con minúsculas) cuando están haciendo "reuniones de negocios", verifique que los guardaespaldas le impedirán ejercer su derecho a la libre locomoción. ¿Por qué señalar solamente a una empresa? ¿Por qué no señala usted también los daños al ambiente que están generando las hidroeléctricas, las minas y cuando "trance" explotador de recursos naturales ha autorizado su presidente de la república (con minúsculas también). ¡Salud!