Entradas populares

lunes, 19 de diciembre de 2011

Del Watergate al Zacapagate

¿Será cierto que los bolos dicen siempre la verdad?

Olía mal -apestaba más bien- esta administración y se puso de manifiesto, en parte, cuando encontraron aquella factura por la compra de pititanga y viagras. Por cierto, nunca aclarada a pesar de pagarla con dinero público. Algún pervertido desgreñado y solitario con presumible dificultad eréctil que se aburría de jugar con simuladores o con otras cosas, decidió echarse una su canita aérea costeada por el contribuyente ¡Qué bonito! Ahora, la sorpresa es la compra por la SAAS de una ingente cantidad de licor fino para “regalar a mandatarios” beodos que demandan productos alcohólicos nacionales ¿Por qué carajo no lo paga don Álvaro de su bolsillo? ¿Acaso me regalan a mi algo los mandatarios extranjeros? La poca vergüenza es justificada por el vocero Robles como algo natural “que sucede” ¡Ya se que ocurre!, por eso me remueve el estómago que lo reconozca con esa desfachatez. El Presidente -no mucho más hábil- lo admite como algo que está “dentro de los parámetros técnicos y legales”, forma elegante de decir que se güevearon el dinero para adquirir bebidas de marca pero que no piensan reconocerlo. Tampoco aclaran si ya se las soplaron o todavía les queda una reservita en bodega para terminar el año ¿Harán estas declaraciones antes o después de echarse los tragos? Si los presidentes extranjeros desean Zacapa Centenario, recomiendo la compra -¡en ofertón Pérez!- de dos botellas de litro por $80 en la zona libre de impuestos del aeropuerto, algo que seguro desconocen porque utilizan aviones privados o la sala VIP, cuando agentes de seguridad de algunas de las Torres -que evaden millones a Panamá- no la ocupan. Eso les pasa por no volar en líneas aéreas regulares, de lo contrario se darían cuenta del cuestionado estado del aeropuerto y de los servicios que se prestan en su interior.
Para premiar el servilismo, callan la boca de los encargados de la SAAS condecorándolos como si de héroes se trataran. El segundo de esa dependencia -compadre del primero- demostró su expertise licorera cuando fue censurado por la PNC por estar libando fuera del tiempo permitido por la ley y en estado de cuestionada sobriedad, pero -a pesar de la prepotencia y del escándalo que provocó- silenciaron el caso y lo confirmaron en su puesto ¡como debe de ser! También sale a la luz como contratan gasolina a destajo, gastan deprisa el dinero extra que ingresa producto de una mejor recaudación y crean otros problemas para mortificar a los que viene detrás. Creen, como otros hicieron, que serán intocables y que se irán de rositas con su etiqueta verde, dorada o azul bajo el brazo, sin percibirse -quizá porque hace demasiado tiempo que están borrados de poder- que la justicia les llegará y que tendrán que responder de sus desmanes porque muchos nos encargaremos de evidenciar esos abusos, incluido el viaje a Rusia de alguna novia para realizar cursos de seguridad. Pasarán a la historia como una pandilla de malhechores, dipsomaníacos, mañosos o pervertidos que se cagaron en el país y que, sin escrúpulos, vaciaron las arcas públicas para buscar como perpetuarse. Que pena que no se cumpla positivamente aquel dicho de “si los borrachos estuvieran en el poder lo tendríamos todo doble”, aunque negativamente bien que ocurre.
CONSEJO: reserven alguna botellita y hagan una visita a Matamoros para ir tomando nota de lo que significa el encierro carcelario a ver si así utilizan -como los condenados a muertes o lo moribundos- sus últimos minutos para arrepentirse ¡Que les aproveche..., mangantes!

1 comentario:

sweet lullaby dijo...

Un buen artículo que pone en evidencia la realidad de este gobierno, la cual queda claro que fue la peor que pudo haber. Ojalá que la justicia les llegue pronto y por el MP y no por la CICIG que en realidad no ha hecho más que entormeterse y gastar aun más dinero, creae más burocracia, etc. Gracias Pedro por siempre ser tan honesto y tener argumentos con los cuales soporta sus artículos.