Entradas populares

lunes, 11 de agosto de 2008

La Comitiva

Me acabo de cruzar con una comitiva. Se veía venir desde lejos. Dos motoristas la encabezaban manoseando el aire como posesos, indicándonos que nos apartáramos como si sobráramos de donde estábamos. Detrás, un carro de policía. Luego, uno de guaruras. En medio, don importante, seguido de más guaruras y más policías. Las sirenas prendidas en tonos azul y rojo, ¡qué colorido!.
Les pela que estemos esperando en el semáforo o que vayamos a cruzar la calle, solo quieren que nos quitemos de en medio porque don importante lleva prisa. Quizá ni sabe a dónde va, pero va con prisa. Si usted es detenido o le hacen perder su tiempo, no importa, lo realmente trascendental es que don importante llegue en hora. ¿Por qué no saldrá, como usted y yo, un poquito más temprano?.
Durante las elecciones todos se llaman Guayo, Alvarito, Rafa, Meme, ¡put.!, y ahora son incapaces de hacer una filita de nada. Se acostumbran rápido a que tienen el paso libre. No recuerdo donde votamos eso, en qué ley está reflejado o por qué se permite. Desconozco una propuesta electoral que diga que a los importantes hay que dejarles pasar por encima nuestra, con chulería, sin pedir permiso y, además, que nos pueden intimidar con fusiles asomando por las ventanas de esos carro-guaruras que llevan delante y detrás.
Dicen que es por seguridad. En este país todo es por seguridad: el polarizado de los carros, la ley seca, las sirenas, cuando llegamos tarde, siempre la seguridad es la escusa. Eso es una carajada, ningún político corre peligro. A los ministros no se los echan porque nadie los conoce ya que los cambian cada mes. Quién carajo identifica a un ministro si cuando ya tienes todo planificado van y lo cesan. Al vice, na que ver. El siempre está en el extranjero, de viaje, y todo sabemos que en el extranjero no matan a nadie, así que tranqui. Y si fuera el presi, menos todavía. Torció el rumbo hace tiempo y nadie sabe adónde va, está perdido: ¿cómo lo van a localizar?. ¿Quiénes son entonces esos don importantes que de vez en cuando nos joden el turno en la cola del semáforo?. Tampoco son diputados porque esos prefieren pasar de puntillas, inadvertidos, como si no hubiesen roto un plato en su vida, sobre todo ahora con el escándalo del pisto-distraído y del doctor diputado, como su coetáneo de la Corte Suprema. ¡Joder llegar a esa edad con esos argumentos!. ¡Mi deber constitucional!, dice uno. ¡Yo no fui el del pisto!, arguye el otro. Todo hecho un asco y el culpable evadido.
¿Por qué no dedican esos guaruras y autopatrullas para detener a la gentuza que hunde miserablemente el país?. ¿Por qué no utilizan todo ese lujo de fuerza para darnos seguridad?. ¿Por qué coño no esperan su jodido turno en la fila y de paso se enteran de lo que cuesta moverse por la ciudad?.
Dicen que quieren arreglar las cosas, pero para ello hay que conocer las causas. Hay que estar su tiempito detrás de un busero fumao que va deteniéndose donde le da la gana y conduciendo como quiere. Ellos, los importantes, no se enteran de lo que pasa. Así nos va, se creen que todo marcha bien, que son buenos y eficientes, que van por el camino correcto y que los demás somos unos pendejillos sin importancia.
Ea musha, pon la sirena, meta la pata y retira a toda esa tribu de adelante. !Apártense, que voy!, dice don importante, mientras toma café y lee, sin prisas, esta columna.

8 comentarios:

Guillermo Peraza dijo...

La verdad que aqui hay mucho material en esta columna para debatir de manera bonita el comportamiento que le da el poder a la gente que no sabe llevarlo. Me gusto mucho el lenguaje usado pues es el nuestro. Un saludo don Pedro y a seguir en la lucha. Haber y cuando escribe sobre como escriben los que escriben je je je. Ahi le deja la dire de mi blog. http://miscuentosypoesias.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Antes de todo, deseo manifestarle mi respeto y felicitaciones y expresarle que sobre esa misma base, creo que el tema de la columna de hoy, salió de la línea sobre la cual muy atinadamente se pronuncia. Reitero, con todo respeto, el tema de "La Comitiva" no logró el cometido de dejar algo sobre qué reflexionar. En una opinión muy propia, es una situación que no la padecen los mismos a diario; si le sucede una vez al año es exagerar. Si yo salgo más temprano en nada me afecta dar dos minutos a una comitiva. Creo, habría otro tema que tratar...siga enriqueciéndonos con los temas que tradicionalmente toca...genere criterios propios sobre temas relevantes...pero no se entretenga en temas como éstos...Realmente le admiro...y aprendo de lo que leo en su columna...Hasta pronto.
Espero no haberle faltado el respeto o haberle ofendido...es la opinión de un humilde lector...que le gusta leer, aprender de quienes tienen algo que enseñar...

Manolo dijo...

Excelente columna, precisamente me tope yo ayer con una de esas "caravanas" es una ridiculez, ellos solitos se dan su importancia. Lo felicito, dice ud muchas cosas que otros guatemalatecos no tenemos el medio para expresar, siga adelante.

manolomsgt@hotmail.com

Anónimo dijo...

Estimado Sr. Trujillo:

Me tomo el tiempo y la osadía de mandarle éste correo estrictamente para felicitarlo por el artículo que menciono arriba.

Usted describe a cabalidad mi sentir con respecto a la desfachatez y abusivez de los personajillos éstos que, una ves en el poder, o a saber quiénes creen que son, se dan el lujo arbitrario de pretender que todos nosotros -que ultimadamente le estaríamos pagando "la comitiva"- tenemos que hacernos a un lado para que el "nene" o "nena" pase sin mayor complicación por las calles de la ciudad.

Pareciera que se abrogan sin ningún escrúpulo, un derecho que nadie les ha dado ni pretendido establecer. Es más, yo no creo que en ningún momento nos han preguntado si estamos dispuestos, como ciudadanos que nos fajamos día a día para mantener zánganos en todas las instituciones públicas, a hacernos a un lado porque no les da la gana de estar en el tráfico como Dios manda y las circunstancias viales nos permiten.

Yo creo que a todos ésos "don importantes" que quieren aprovecharse de nuestra educación vial, deberíamos de consolidarnos como ciudadanos solidarios y bloquear el tráfico de tal modo que no puedan pasar por lo menos por una hora, para que se acostumbren y puedan sentir lo que es verdaderamente un atascamiento. Tal ves de éste modo puede que dejen de pretender que se les tiene que rendir pleitesía y hacernos a un lado por el sólo hecho de que se consideran importantes. Estos son los momentos en que la conciencia colectiva debe de entrar solidaria, para manifestar así el repudio general que éstos personajes nos producen. Lo hicieron en Colombia para expresar descontento general al entrar un reconocido mafioso en restaurantes, en donde la mayoría de comensales paraban de comer y pagaban sus cuentas para no tener que convivir -ni siquiera un momento- con lacras ni delicuentes. Así es como se les debe de tratar.

Nuevamente, enhorabuena y felicitaciones por expresar claramente lo que muchos hemos sentido al vernos forzados a actuar como ciudadanos de segunda, por las impertinencias de personajes que se aprovechan de su status, de sus matones, y de policías que deberían de estar cuidándonos precisamente de ellos, para que aprendan que no están por encima del orden social que deben y tienen que respetar como cualquier ciudadano.

Atentamente,




Ernesto

Francisco dijo...

Estimado Pedro,
Al igual que otro lector que me antecede, creo que este tema carece de trascendencia, debido a que esta es una situacion que en mi opinion no tiene solucion, debido a cualquiera de los que hemos opinado, si estuvieramos dentro de esos vehiculos con esa caravana de seguridad, hariamos lo mismo. Ese es el precio de la fama, poder o dinero que se tiene que pagar, vivir todo el tiempo en zozobra, corriendo, desconfiando, protegiendose, convirtiendose en prepotentes por necesidad, cruel necesidad que no les permite ser ciudadanos comunes y corrientes.
Asi que ojala, el proximo tema sea mas interesante y ameno, como el de las damas, que creo batio record de participacion.
Saludos,

Pedro Trujillo dijo...

Gracias Francisco por los comentarios. Acepto la critica sobre el interés...., sobre gustos ya se sabe, sin embargo si creo que podria cambiarse la forma de ser de los prepotentes..., no creo que sea necesario. En la vida casi todo es como la ética, es decir, que comienza por uno mismo y no es necesario esperar a que otro lo sea, para serlo yo..., si pensaran así los don importante y les dieran su lugar y respeto al resto de ciudadanos, seguro que cambiaba la percepción, pero enfi, esto es es solo opinion.
Gracias por escribir...Pedro

Mynor Aguilar dijo...

Hola.
Pues el tema de la comitiva, depende. Algunos escribieron que es intrascendente, pero a mi me tocó presenciar una que concluyó en un choque, afortunadamente, no fue mortal. Pero si causó serios daños a un taxi y crisis emocional al pasajero del mismo. Se dió precisamente en la 14 calle y 6a avenida A, en la entrada al edificio de la PNC, donde un señorcito, que según los policías era "cabezón", creyéndose saber qué, sin la mínima precaución siguió de largo. Yo lo vi, porque me encontraba esperando bus y huyó vilmente, al edificio y ni dió la cara, cuando llegó el seguro. Obviamente adivinen, quién era el acusado ??? ajá !! así es mi Guatelinda de injusta, lastima que esta gente, que ni sabe que es la humildad, siga robandonos el aire.

Gabriela Molina dijo...

Sra. Consuelo, es entendible su punto de vista, mas dejeme decirle que esta erroneo. Cuando las posibilidades economicas se limitan a un solo individuo en la familia, todos pierden. Por que esa persona conserva el poder dentro de la casa y por lo tanto tiende a volverse en una tirania que termina afectando a todo el mundo. Pero cuando ambos padres son independientes, capaces y se desarrollan como profesionales. Las oportunidades, opciones y soluciones crecen en la casa, ampleando el panorama y bienestar de todos. Y esto lo comento por que lo he vivido como hija. Y he apredindido que el mundo no es perfecto y que muchas cosas salen mal y que por ende cuando uno de los padres a perdido el trabajo, la casa se sige manteniendo atravez del otro. Y gracias a mi madre que siempre fue una mujer capaz y fuerte hemos salido adelante todos por que de lo contrario probablemtne estariamos en la calle.

Cuando se le cierra la puerta a uno en la familia....sufren todos.