Entradas populares

lunes, 25 de agosto de 2008

Maldita Corrupción

Es imposible desayunar un día sin que tengamos que bajar la vista vergonzosamente y reflexionar sobre la corrupción. El tema ha pasado de ser criminalmente perseguible, a preocupantemente sanitario. Duele el estómago, el hígado se hincha, el espíritu se encoleriza y la dignidad provoca una suerte de léxico que termina por aflorar entre dientes y se acuerda de todos los malditos corruptos, y de sus madres.
Algunos funcionarios públicos son una auténtica vergüenza para el país, para la política y para el colectivo humano. Roban y despilfarran con desvergüenza y con la cara dura propia del pícaro medieval, pero sin la gracia de aquel. Nada les importa, se mofan, se burlan y nos tratan de bobos. Dos ex presidentes del Congreso cuestionados que ponen cara de circunstancia como si con ellos no fuera el tema del desvío de fondos públicos. ¿Se conducirán con ese grado de aparente estupidez en sus empresas privadas y sus finanzas particulares?. ¿Dejarán que otros las manejen como lo han permitido con esos fondos?. Dos ex presidentes de la república huidos con cientos de millones sustraídos. Uno se los peló cash y otro a través de transferencias de dependencias estatales y ministros allegados. Los menos, purgan sus crímenes en cárceles donde todo se compra o se vende. El MP parece apartar la vista de ciertas causas, cuando no las pierde, extravía o sencillamente no avanza en la investigación. Los diputados se asombran de lo que ocurre y rasgan sus levitas: ¿a qué se dedicarán si no se enteran de lo que pasa en su lugar de trabajo?. ¿O sí?. Por último, el presidente de turno, hace como el mico: no ve, no oye, no habla y seguimos sin saber qué pasó con el pisto desviado a su sobrina política -exitosa empresaria juvenil-, los alcaldes de su partido que distrajeron fondos municipales, los que se recetan altas comisiones, los ministros que usan trucos para el reparto de fertilizante, los que prorrogan interesadamente los contratos de provisión de medicinas, los fideicomisos, los funcionarios de ciertas secretarías que promueven el nepotismo, el cheque de Q500 mil que cobro la UNE pero que no lo cobró, el dispendio en gastos sociales, las ONG,s que malversan, los inspectores de trabajo que sobornan, los funcionarios de migración y aduanas que cobran indebidamente, personeros del IGSS que se auto recetan pensiones fantasmas y así sucesivamente. No nos engañemos. ¿Cuántos financistas y amigos quedan todavía por contentar?.
Corrupción en la política, en las escuelas que certifican a hijos de sindicalistas, en la universidad que expide títulos y paraliza la investigación, en los juzgados donde las causas se pierden o los que tienen que notificar cobran por no hacerlo, en el policía que te hace el alto y se despacha algunos quetzalitos, en aquellos a quienes “se les olvida” entregar la factura del consumo realizado, en los que acreditan miles de quetzales de combustible en un solo día o en los que copian tarjetas de crédito. Corrupción maldita en los que ocupan puestos públicos y pretenden robar los días que llegan a trabajar, en los que venden prebendas, en quienes predican un discurso y aplican otro diferente, en aquellos que dicen amar a su país pero realmente le importa un bledo, en quienes ponen su mano en el corazón para cantar el himno nacional y están pensando como joder al prójimo, en los que paralizan la ciudad con reclamos “pacíficos y sociales”. Maldita la corrupción que nos hunde, nos humilla, nos envuelve y nos coloca en la cola del progreso.

12 comentarios:

andrea dijo...

Hola Pedro,
el asunto de la corrupción tiene un lado crítico, pienso yo, relacionado con la conducta corrupta en si. Es decir, si la misma sigue, se perpetúa, se disipa, se contagia...deberíamos examinar las consecuencias de tal conducta. Obviamente, el mecanismo que debiera terminar la corrupción, no funciona. Se recibe más premio siendo corrupto (sí!), que siendo honesto...triste el caso. Las contingencias están invertidas. Difícil reto, aunque no imposible, cambiar la forma de premiar, poco a poquito. La corrupción debiera tener, como consecuencia, un "castigo". Saludos, Andrea.

Pedro Trujillo dijo...

Gracias Andrea..., hoy te adelantaste a la publicación, señal de que te interesa el tema. Ocurre que la corrupción tiene un costo de oportunidad muy bajo. Dicho de otra forma, el corrupto no paga un alto precio y, por tanto, le es 'facil, comodo, pero sobre todo rentable, hacer lo que hace. Vemos como desde hace muchos años se roban todo lo que pueden y finalmente, casi nadie para en la carcel o el costo es la decima parte de lo robado, es decir es rentable. Es un negocio rentable.
Sin embargo, para ser etico, no hay que esperar a que otro lo sea. Por tanto, en los organismos no se ve sino el perfil de la sociedad. La genete joven NO ES CORRUPTA, pero entre que el precio a pagar es bajo y que se incrustan en un mecanimso perverso, muchos se adaptan y aparece el adulto corrupto.
Los premios, como tu bien dices varian con la edad. Posiblemente para muchos jóvenes el dinero, la fama o el poder es importante, por tanto hay tentaciones. Para otros adultos, es posible que el honor, la amistad o la ética sean mas importantes que el dinero, enfin no quiero decir que esto sea estandar, pero si hay una especie de modificación de valores con la edad, aunque puede haber jovenes muy eticos y viejos (si no miralos) muy corruptos..
Creo que la clave esta en ser éticos desde el principio, promover ese tipo de comportamiento y, para el que no coopere, CARCEl de muchos, muchisimos años como disuasivo..
Gracias por tu atinado comentario. Pedro

andrea dijo...

Hola! Coincido contigo y agrego que el modelo es fundamental. Si los encargados de modelar aspectos éticos logran su cometido, el ejemplo hablaría (habla) más que mil palabras. También estimo puntual tu observación de los valores y premios, dependiendo de la edad. Andrea:)

iliana dijo...

Hola Pedro, me encanta haber encontrado un lugar a donde puedo comentar de la columna mas chevere del periodico. Te felicito tus puntos y comentarios son siempre acertados. sigue adelante y que Dios te bendiga.
Mi opinios es que estos 6 ultimos gobiernos han y siguen dejando a nuestro pais en la mas profunda miseria. Robo tras robo, desfalcos, extorciones, plazas fantasmas, desvio de fondos hasta cuando va a parar todo esto!!Estamos faltos de escuelas, refacciones para los nenes, hospitales, medicinas, servicios para los ancianos, carreteras; y eso no lo importa al gobierno. Ahorita lo prioritario para los funcionarios es llenarse los bolsillos y engordar sus cuentas bancarias. Este gobierno llego con una mentalidad mas corrupta que el anterior. La Familia Real no es la escepcion desde el mas pequeno al mas grande estan llenandose las manos. La inmunidad e impunidad van de la mano cuando se trata de aplicar la ley a los funcionarios, pero a los ciudadanos comunes y corrientes les aplican anos de carcel por robar debido a que se estan muriendo del hambre. Hasta cuando mi pueblo?? ya basta de abusos. Gracias Pedro.
Buen comentario el de Andrea.

Miguel dijo...

Pedro:
Me parece que la maldita corrupción nos tiene con el agua hasta el cuello. Los "servidores" públicos que sean culpables de cosas como esta son verdadores traidores a la patria.
Las pérdidas económicas son sin duda grandísimas, pero creo que el daño mayor se hace a la dignidad de la nación y actos como estos no solo desgastan la integridad del estado sino que además provocan apatía de la población a la actividad política.
Son tantos y tan sonados y constantes los actos de corrupción, que la idea de político = corrupto, se ha convertido en casi un dogma.
La responsabilidad del ciudadano consiente, es exigir cuentas, es luchar en favor de la trasparencia, reprochar al corrupto; pero también aunque sea contra la corriente y aunque se sienta como un barco a la deriva, no desmoralizarse, ni dejarse vencer por la apatía a la política.

Un saludo, Miguel

Rocio del Alba dijo...

Sr. Trujillo,

Gracias por escribir este articulo por todos los guatemaltecos que no tenemos ni voz ni voto en estas circunstancias. En corto, mi familia y yo dejamos nuestro pais en 1989 precisamente por todo lo que usted explica en su articulo. Nos cansamos de la porqueria (corrupcion) en que se vivia, de las falsas amistades y de la prepotencia de nuestros connacionales corruptos. Y tambien de la desfachatez con que los politicos sucios se reian en nuestra cara luciendo con falso orgullo todas sus fechorias. Empezando por el Senor Presidente de turno en esos tiempos. Usted se imagira de quien le hablo.

Con tristeza dejamos a nuestra Guatelinda porque no aguantabamos mas seguir cayendo de pendejos antes todos los prepotentes asesinos de la democracia. Y, si es verdad lo que usted dice, vive uno con el estomago revuelto por la impotencia.

Gracias de nuevo por su coraje al escribir la verdad.

Pedro Trujillo dijo...

Gracias... Efectivamente estamos con el agua al cuello, pero pareciera que estamos esperando a no se qué...., todavia no hemos tocado fondo y, sin embargo..., no veo que existan movilizaciones de gente honesta que de una vez por todas reclame etica en el comportamiento politico.
Un saludo..Pedro

Pedro Trujillo dijo...

Gracias Rocio,
Como ve, lamentablemente, la cosa no ha cambiado mucho. Con algunos antes era malo y con otros ahora, pareciera igual o peor.. Este tema hay que enfrentarlo y cortarlo de una vez por todas, de lo contrario nos terminan devorando. Lo mas dificil, hacer que la gente joven tome en consideración que esto no es lo correcto y que un comportamiento ético, es sembrar a largo plazo... Esperemos. Saludos y gracias... Pedro

Pedro Trujillo dijo...

Gracias Iliana, Como ve estamos intentando poner de manifiesto aquellas cosas por las que merece la pena luchar en beneficio del pais.
No se si debemos tocar fondo o ya lo hicimos, pero falta de una reacción de la gente en el sentido de ponerse a luchar porque esto deje de ser así. No podemos seguir oyendo de corrupción en el Congreso, en el Ejecutivo, en el Judicial y casi en todas partes... hay que sacar a flote al país, de los contrario nos hundimos con él. LA SOLUCION... Luchemos, somos mas y, sobre todo, mucho mas honestos y capaces. Pedro

Gámez dijo...

Leo su columna de hoy y mientras avanzo en la lectura voy sintiendo una mezcla de sentimientos que estoy absolutamente seguro, ud. sintió y lo llevaron a expresar esa frase que me pareció un tanto desgarradora: "MALDITA CORRUPCIÓN". Seguramente no soy el único sino uno más de la inmensa mayoría (hay que ser optimista). No soy ningún moralista ni nada parecido, sin embargo, de un tiempo para acá creo que todo esto se ha originado en los propios hogares, es cuestión de principios y valores, sencillo pero a la vez complicado.
Lo más triste de esto es que cuando mencionamos CURRUPCIÓN ya no se circunscribe únicamente al sector público, sino que cada vez vemos más ejemplos de como también el sector privado sucumbe ante esta MALDICIÓN, entonces ya no basta con "reducir el estado".
Saludos nuevamente

Por cierto, el artículo del conflicto Ruso no venía adjutno.

Pedro Trujillo dijo...

Ciertamente así es.
El articulo se focaliza en el sector público, por varias razones. La primera porque el diccionario de la lengua así lo enfoca (Corrupción): En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores. , el segundo porque con el sector público no queda de otra, hay que acudir si, si o si, si, mientras que el el privado suele haber alternativas y, lo tercero es que el dinero que maneja el sector público es de todos, mientras que el privado no necesariamente. Ello no quita que se pueda dar en una u otra parte, pero de una puedo evadirme.. o intentarlo, de la otra, en cambio, no hay para donde.
Como bien apunta, es un tema de generar valores y ética, lo que, como tambien dice, no es nada facil. De hecho, mi principal interrogante es como hacemos ver a la gente joven que la siembra a largo plazo y honesta es mas productiva que el robo o apropiación en el corto.
En todo caso, para el párrafo final, lo que si es cierto es que a menos Estado y mas Estado de Derecho, menos posibilidad de corrupción. cuando menos haya para robar, menos se puede robar.
Le adjunto el articulo que pense haberle enviado la otra vez. Pedro

luis radford dijo...

lo felicito por su columna maldita corrupcio el motivo de mi mensajes es para poderle enviar mi libro titulado " LOS ENGANCHADORES " es probable que le serva de mucho para este tema no se si me puede dar su direccion de domicilio o de oficina para podercelo enviar con el mensajero