Entradas populares

lunes, 8 de marzo de 2010

Pregón

En este país -también mío- de miedo y superchería, de tradición despótica y amenazante por quien se siente poderoso sobre el que estima lo es menos y del elocuente empleo de la detestable frase: “sabés quien soy”, es más difícil la vida cotidiana de las personas normales que generalmente son más honestas, íntegras y portadoras de valores que todos esos prepotentes.
Vine al país con Naciones Unidas para supervisar parte de los Acuerdos de Paz y decidí regresar dos años después. En casi diez años, no me sentí amenazado ni recibí directamente intimidación alguna. He sido tratado con respeto y amabilidad y salvo algún anónimo discrepante de lo que publico o manifiesto, redactado mas con el hígado que con la cabeza, nadie ha traspasado usualmente la amplia franja de la cortesía. En una ocasión, la secretaria de la esposa del actual Presidente, me envió una diferencia de opinión de aquella con un artículo mío, algo que acepté como critica aunque me sorprendió, y se lo hice saber, que me escribiera a mi correo electrónico privado que pocos conocen y que ella, por “azar del destino”, lo tenía en su agenda.
He notado mi teléfono burdamente intervenido en alguna ocasión; si me han seguido, nunca lo noté y al menos me han investigado dos veces, según me cuentan mis amigos. La primera, hará poco más de un año; la segunda, en estos días. No encontrarán nada que no fabriquen artificialmente. Pongan droga en mi vehículo, pero descarten vérmela comprar o utilizar; busquen vulnerabilidades y llenen el inventario con el excesivo consumo de café, el descomunal estrés o el desmesurado gusto por la paella; escudriñen bajo las piedras y frústrense en su inútil esfuerzo. ¡No vayan por ahí!, pierden tiempo y energía.
Tengo hijos maravillosos y alumnos extraordinarios, muchos de ellos tan chapines (o más) que quienes no gustan de mis opiniones directas y firmes, y no estoy dispuesto a que hereden un país fracasado y artificialmente destruido donde únicamente predominan los intereses de cierto sector de rufianes. Disfruto de decenas de amigos certificados, de los que no te traicionan. Rondan a mí alrededor algunos que no termino de definir y espero contar con un grupo de enemigos que equilibren esa balanza que todo ser humano debe tener. Ocasionalmente no gusta lo que digo e incluso llega a molestar, pero no me turba lo más mínimo. Los sabuesos peludos deben entender que mis principios no están a la venta ni se negocian y de una vez por todas desechar la presión como elemento que puede modificar un comportamiento que aseguro honesto y no mercenario como el de ellos. Seguiré llamando ladrón al que roba, inmoral al que estafa, criminal al que delinque y pusilánime o cobarde al que no asume su responsabilidad, no sabe ponerse en su sitio o no da la cara cuando debe. No esperen otra reacción de mí. Asumo y abandero el desafío de dejar este país mejor para mi prole y mi entorno y ningún manipulador, o todos juntos reunidos en conclave, podrá cambiar esa línea medular.
No prefiero morir de pie a vivir de rodillas. Antes bien, apuesto por vivir dignamente erguido y estoy dispuesto a permanecer y enfrentar la batalla como ciudadano con cédula, aunque no de origen. Y, a pesar de las reuniones secretas en Miami contra la libertad de expresión, voy a aportar mi granito de arena para cambiar este país. ¿Lo quieren más fuerte?, se puede hacer. Más claro, no es posible.

2 comentarios:

toursinov dijo...

Pedro, te apoyo, al igual que los demás amigos tuyos. Este "gobierno" lo único que busca es su propio beneficio. Lo peor es que el Colon de Guatemala realmente cree (según sus palabras en CNN) que "este gobierno es el mejor que ha tenido Guatemala" y todos nosotros estamos aquí para desestabilizarlo. Ánimos, Pedro. Saludos

Guillermo Peraza dijo...

Bueno, pues ya tienen al ex presidente Portillo donde lo querían. Con estas letras no quiero defenderlo, ni acusarlo, con estas letras solo quiero preguntar y preguntar y preguntar ¿Qué hizo? Pues en honor a la verdad, todos los ex presidentes de Guatemala han robado lo que han querido con todo y su camarilla de gabinetes y mandos medios, pues han tenido el permiso para robar dado por la oligarquía guatemalteca. El grave error de Portillo fue enfrentarse a la clase dominante, a la oligarquía, poderes ocultos y apoyar con la fuerza de la ley, al pueblo de guatemala en los cuatro años de su gobierno, y de pendejo, robar igual que todos. La pregunta lógica, si tanta fuerza le quieren dar, al porque, a Portillo hay que Juzgarlo, es; ¿Porque si en EEUU hay tanto guatemalteco que robo, lavo y malverso fondos estatales y que Guatemala pide su extradición no los capturan y los deportan? Por qué Estados Unidos no captura y envía para acá a esos verdaderos criminales y se juzgan aquí con todo el peso de la ley, ¡ah! Pero de allá, de EU piden a uno y todo el ente policial se mueve (Incluida la CICIG) para capturarlo, Que vergüenza de pueblo somos, Sabemos que Donaldo Álvarez Ruiz (léase hijo de puta) está en estados unidos y no lo capturan, sabemos que Serrano Elías esta en Panamá y se pidió su extradición pero no lo capturan y lo traen, Sabemos que Vinicio Cerezo esta en Guatemala y no se le piden cuentas de la descapitalización completa del IGSS, Sabemos que Álvaro Arzú el gran maestre vendedor de todo nuestro patrimonio, está ahí como si nada, sin que nadie le pregunte como putas vamos a pagar por siempre la autopista Palin/Escuintla, Sabemos que muchos funcionarios ladrones están por ahí sueltos y nadie levanta una voz para capturarlos y hacerles pagar sus fechorías. Lamentablemente, tenemos un ente de seguridad vendido, una prensa escrita y televisiva más prostituida y vendida que las putas de la high life, un congreso lleno solo de hijos de puta y un sistema judicial más ciego y más mudo que el actual presidente. ¡Ya es tiempo que despiertes Guatemala!. Al actual presidente solo preguntarle; ¿Si Sandrita también tiene permiso de robar? ¿Y si la oligarquía lo ve proteger solo a él y que la otra salga huyendo? Porque a como van las cosas creo que a Sandrita le va ir mal!!

El Guillo.