Entradas populares

martes, 5 de agosto de 2014

Miss M&M

“Nuestra verdadera nacionalidad es la del género humano” (G. Wells)

El pasado martes, una columnista de este medio se despachó con una elucubración en la que aparecí transfigurado. Por dejadez, desprecio o falta de agallas -no importa- olvidó mi nombre y parece que tampoco vio el programa de TV que ciegamente criticó; también comprensible en ella. En su relato, prodigo en delirios, circunscribe mi residencia a la “Ciudad de Guatemala”, porque su línea argumental es presentarme como incapaz de opinar de asuntos nacionales, sobre todo del interior, supongo que reservados a su extraordinaria capacidad analítica. Emplea un recurso muy usual entre aquellos que carecen de razones, y se explaya concluyendo: “no es chapín”, haciendo grande aquella frase de: “Los nacionalismos son el refugio de los miserables”. Podría evitar la replica a comentarios alocados y berrinchudos, pero es necesario aclarar algunas cuestiones.
Los ataques que padezco proceden normalmente de personajes con perfil parecido al de la autora de tales florituras: Marielos Monzón (M&M), y se muestran frecuentemente anónimos o, como en este caso, de esos de "tira la piedra y esconde la mano". Incapaces de identificar correctamente las cosas y señalar directamente a las personas, inventan cuentos que desdibujan y difuminan, forma tradicional de actuar de ese pelotón de hijas de Tecún Umán con ínfulas de valkirias. Silencian interesadamente como “la protesta campesina” que contumazmente defienden, ha provocado muertos en muchos lugares del país, además de destrozos, amenazas, intimidación y terrorismo. Bajo falso argumento nacionalista-patriótico, agrega miss M&M: “nuestros paisanos que integran los movimientos de resistencia...”, y se erige portavoz de una causa para la que nadie la nombró, mas bien  las comunidades han identificado a muchas de esas manipuladoras y cierran el paso a inexistentes cabecillas que se descubren delincuentes y son denunciados por el auténtico liderazgo indígena que ellas desprecian. Están profundamente frustradas porque se les acaba la financiación externa al haberse descubierto cómo viven, qué denuncian y cuándo callan.


Son plañideras adiestradas que  acusan sistemáticamente a quienes las cuestionan de xenófobos, racistas o excluyentes. Se acostumbraron a ser la voz oficial guatemalteca en foros internacionales, falsearon  la historia según sus intereses y  la embadurnaron de prejuicios  y  fracasada ideología. Guatemala, ese país al que se vanaglorian de pertenecer -y del que pretenden excluirme con sus declaraciones nacionalistas, les importa (en español de España) un bledo -un carajo en chapín- Sufren porque se les acaba el dinero internacional del que casi todas ellas viven, al igual que los viajes y los reconocimientos de gobiernos extranjeros. Corren malos tiempos para embaucadoras -por muy nacionales y chapinas que sean- y les molesta la competencia de voces disonantes que no mendigamos dinero. “Perdieron” a la otra colocha y la posibilidad de continuar con el manoseo de causas penales; “su” jueza histérica no consiguió la condena que pretendían a toda costa y las comunidades indígenas, tradicionalmente manipuladas, comienzan a despertar y se les rebelan. No es posible continuar con el odio, el rencor y el miedo, y parece que algunas no están en buenas condiciones para enfrentar esa situación. Como dice un amigo mío: yo doy la cara y el nombre, pero también argumento y señalo a las personas que critico. Ahora, claras las posiciones, tanto miss M&M como alguna de sus desubicadas colegas podrá ampliar su disgusto aquí o en las redes, aunque no les dedicaré más tiempo. Seré uno de tantos en ignorarlas y quitarle la poca atención que tienen a estas alturas, no digamos credibilidad. Sin embargo, era menester matizar esos puntos.

1 comentario:

José Muñoz dijo...

Felicitaciones por su respuesta al artículo de Marielos Monzón, ...