Entradas populares

domingo, 14 de diciembre de 2008

Limosneros

Es frecuente observar como miembros del gobierno efectúan declaraciones en relación con la solicitud de ayuda económica o viajan a otros países para conseguirla y emprender ciertos proyectos de esos que denominan sociales. Esa forma políticamente correcta de mendigar, nunca produjo resultados provechosos y en cambio, nos desnuda como pedigüeños e incapaces de administrarnos eficazmente. A quienes así piensan o hablan, yo le preguntaría, a modo de ejemplos, por qué no financian esos proyectos con el equivalente que se güevearon en el Congreso y continuaría inquiriendo si los responsables están ya en prisión. O, qué fue lo que hicieron con aquellos 100 millones de dólares del IPM que “invirtieron” -y perdieron claro-, algo que reponemos todos los años quienes nunca cobraremos de esa institución. ¿Están ya sentenciados los culpables?. Eso sería un cuestionario propio del que presta, asiste o dona.
Para limosnear cuando la justicia es ineficiente, se es incapaz de ejecutar el presupuesto, se “ahorra” en determinadas dependencia y se roba o mal invierte en otras, sumando lo que se despilfarra a través de los fideicomisos, contratación de ONG,s o derrochan ciertos “programas sociales”, hay que tener un alto nivel de desvergüenza y un discurso cínico que la acompañe y complemente.
La ayuda internacional normalmente no sirve para nada, excepto para hacer más ricos a los corruptos, más irresponsables a los gobiernos y tener escusas para no emprender jamás el cambio de fondo necesario. Siempre hay alguna nación de ingenuos progresistas que termina pagando los despilfarros de este o de aquel, las malas políticas de tal o cual y la malversación de los de siempre. Un consejo a la “comunidad internacional”: dejen de dar y verán como fuerzan a que hagan sus deberes. Mientras provean seguirán como hasta ahora, porque siempre habrá algún cretino que pagará los abusos.
No sé qué pensarán los ciudadanos de esos países que con el cuento de los pobres, los ancianitos, las mujeres desvalidas y las pajas sobre el indigenismo, terminan ablandando su corazón y apoyan transferencias para mejorar este otro lado del mundo. Lo que no saben es que los recursos que envían se los quedan, en su mayor parte, los gestores de ciertas ONG,s y los políticos del momento que hacen un uso particular e interesado de ellos. A los niños, viejitos, ancianas e indígenas, solo les queda una su laminita, una su librita de frijol o una gorrita de la ONG o del partido político, además de una fotografía que luego publican a todo color (con tres mil dólares de nuestros impuestos), en una página de prensa para rentabilizar la operación. Pura lavada de cara, pero de la cara dura de los que manejan esos asuntos.
Quienes estén dispuestos a ser críticos con el tema, aconsejo leer En Defensa del Capitalismo Global, de Johan Norberg, o ver su reportaje en you tube. Por cierto que es sueco y no se lo hace. Menos caridad y mejor establecer condiciones apropiadas para que haya inversión, que es lo que genera riqueza.
Sería bueno que el pedigüeño que designen, se dé una lecturilla del libro e investigue como se manejaron los fondos de ciertas ONG,s ya que con el pisto que despilfarraron tienen resuelto cualquier problemilla del momento. Mientras tanto, metan en la cárcel al que distrajo “los ahorros” del Congreso y a otros que les impiden contar con efectivo de inmediato. Remedio casero, pero mucho más ético y, sobre todo, más ejemplarizante. Aprendamos de una vez a hacer las cosas con seriedad y dejemos de mendigar, que damos pena, ¡coño!.

6 comentarios:

Antón A. Toursinov dijo...

Qué tal, Pedro. Otro artículo que acierta, pero, sabes, cada vez que te leo a ti o a la gente que habla en voz alta de estos problemas (la abrumadora mayoría son de nuestro ámbito académico y libertario), más tengo la sensación de que estamos echando margaritas ante los cerdos, y no me refiero a los que tienen el poder en nuestro país que consideramos realmente nuestro, sino la gente común y corriente que se ha conformado y no es capaz de sacar conclusiones de la situación. Siempre espero que tu grano de arena dé frutos y la gente alce la voz y vaya a pensar a largo plazo y deje de aplaudir las decisiones ignorantes de las que hablas. Al fin, las deudas ajenas nos toca pagar a nosotros

Pedro Trujillo dijo...

Gracias..., eso es lo malo que nos hemos conformado... que se han conformado y ahora hay una enorme masa (hombres masa) que esperan que otros u otro le resulevan sus problemas. Ello han renunciado a su capacidad y, sobre todo, a su responsabilidad... viva la esperanza..., pero que otro paguen ... Bonita forma de vivir la vida. Abrazos. Pedro

andrea dijo...

Hola Pedro, estoy de acuerdo con el atinado comentario de Antón. Sabes, muchas veces he considerado que, esto de callar, de no evaluar los hechos abusivos, anormales, inapropiados, en general, es parte de un modo de vida. Algo así como "principio de avestruz": no veo, luego, no tengo que contactar.
Por otra parte, el hecho de no "poner los puntos sobre las íes" es reflejo de poca responsabilidad y mediocridad. Reclamar libertad sin poder ser partícipe de la misma...vaya comodidad!
Me encanta que evidencies la realidad nacional ya que, granito a granito, quienes sean amantes de la libertad (responsabilidad y justicia de la mano), que sí los hay!, irán teniendo voto y ayudando a que generaciones futuras tengan una actitud crítica promotora de los principios de la libertad.
Un saludo, Andrea.

P.D. Excelente texto el sugerido.

Anónimo dijo...

Don Pedro:
Respeto y comparto sus analisis, razonamientos e ideas de lo que sucede en Guatemala. Lo que me causa gran tristeza es que todo queda como tal. Quisiera que comentara porque ciudadanos con dos dedos de frente y que se dan cuenta de esta situacion no pueden accionar para detener esto, acerca de las fuerzas intimidadoras, amenazadoras y apagadoras de vida, incrustadas en toodos los niveles de Gobierno que paran cualquier iniciativa de establecer justicia, equidad a traves de principios y valores.

YO soy un ciudadano comun y corriente, conciente de esto, pero con muchos temores de manifestar mis ideas, pero tambien dispuesto a apoyar cualquier accion y aportar mi fuerza de trabajo, mis ideas, mis valores como mi sentido de justicia para ver a mi Guatemala renovada.

Gracias.

Anónimo dijo...

LIMOSNERO es el que da limosna, no el que la pide

Pedro Trujillo dijo...

EN RELACION CON LA DEFINICION, copio del RAE:
limosnero, ra.



1. adj. Caritativo, inclinado a dar limosna, o que la da con frecuencia.

2. adj. pordiosero. U. m. en Andalucía y América.

3. m. Encargado de recoger y distribuir limosnas.

4. m. En los palacios de los reyes, prelados u otras personas, encargado de distribuir limosnas.

5. m. limosnera.

6. f. Escarcela o bolsa con dinero para dar limosnas.

Y, si profundiza en la segunda acepción.
pordiosero, ra.


1. adj. Que pide limosna. U. t. c. s.

Gracias por las observaciones